Posteado por: betaza | 29 julio, 2007

Comprométete con la tierra!!


Vuélvete un poquito más verde, y haz tuyas las cinco medidas que te proponemos. Juntos podemos frenar el Cambio Climático.

 

      • No dejaré correr el grifo innecesariamente al ducharme, cepillarme los dientes o fregar los platos.
      • Me aseguraré que todas las bombillas de mi casa son de bajo consumo.
      • Voy a empezar a reciclar tanto el papel como todas las botellas.
      • Desenchufaré los aparatos electrónicos cuando no los  utilice.
      • No haré fuego en sitios no autorizados.

Mitos y realidades del calientamiento global

MITO
La ciencia tiene demasiadas dudas sobre el calentamiento global para actuar.
REALIDAD
No hay discusión entre científicos sobre los hechos básicos del calentamiento global.

Las agencias científicas más respetadas han indicado inequívocamente que el calentamiento global está sucediendo y la humanidad lo está causando quemando combustibles fósiles (como el carbón, el petróleo y el gas natural) y talando bosques. La Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., a la que la Casa Blanca llamó en 2005 "el patrón oro de la valoración científica objetiva", publicó una declaración conjunta con otras diez Academias Nacionales de Ciencias que decía que "la comprensión científica del cambio climático ya está suficientemente clara para justificar que las naciones tomen acciones sin demora. Es vital que todas las naciones identifiquen medidas rentables que puedan tomar ya para contribuir a la reducción sustancial y a largo plazo de las emisiones globales netas de gases invernadero" (Declaración conjunta de las Academias de la Ciencia: Respuesta global al cambio climático [PDF], 2005).
El único debate que hay en la comunidad científica sobre el calentamiento global es sobre cuánto y cómo de rápido continuará como resultado de las emisiones invernadero. Los científicos han dado una advertencia clara sobre el calentamiento global y tenemos hechos más que suficientes, sobre causas y soluciones, para poner el remedio en práctica ahora.

MITO
Aunque el calentamiento global es un problema, hacerle frente perjudicará a la industria y los trabajadores .
REALIDAD
Un programa de comercio bien diseñado aprovechará el ingenio para disminuir la contaminación invernadero de manera rentable, impulsando una nueva economía del carbón.
Las afirmaciones de que combatir el calentamiento global paralizará la economía y costará centenares de miles de trabajos, son infundadas. De hecho, las compañías que están reduciendo ya sus emisiones invernadero han descubierto que reducir la contaminación puede ahorrar dinero. El coste de un programa nacional integral de reducción de gas invernadero dependerá de los objetivos exactos de las emisiones, la sincronización de las reducciones y los medios de aplicación. Un estudio independiente del MIT ha descubierto que un modesto sistema de topes e intercambios costaría menos de 20 dólares por hogar anualmente y no tendría ningún impacto negativo en el empleo.
La experiencia ha demostrado que los programas de intercambio de emisiones correctamente diseñados pueden reducir los costes de adaptación sensiblemente, comparados con otras propuestas reguladoras. Por ejemplo, el programa de la lluvia ácida de EE.UU. ha reducido las emisiones de dióxido de sulfuro más de un 30 por ciento a partir de los niveles de 1990 y cuesta a la industria una fracción de lo que el gobierno estimó originalmente, según la Agencia de Protección del Medioambiente (EPA, por sus siglas en inglés). Además, un tope obligatorio para las emisiones podría estimular una innovación tecnológica que podría crear trabajos y riqueza. Dejando que el calentamiento global continúe hasta vernos obligados a hacerle frente como una emergencia, podríamos trastornar y perjudicar seriamente nuestra economía. Es mucho más inteligente y rentable actuar ahora.
MITO
El calentamiento global es sólo parte de un ciclo natural. El ártico se ha calentado en el pasado.
REALIDAD
El calentamiento global que estamos experimentando no es natural. El hombre lo está causando.
El hombre está causando el calentamiento global quemando combustibles fósiles (como el petróleo, el carbón y el gas natural) y talando bosques. Los científicos han demostrado que estas actividades están bombeando mucho más CO2 a la atmósfera del que se ha lanzado en cientos de miles de años. Esta acumulación de CO2 es la causa más importante del calentamiento global. Desde 1895, los científicos saben que el CO2 y otros gases invernadero atrapan el calor y calientan la tierra. A medida que el calentamiento se ha intensificado durante las últimas tres décadas, la investigación científica ha aumentado con él. Los científicos han considerado y han descartado otras explicaciones naturales tales como la luz del sol, las erupciones volcánicas y los rayos cósmicos (IPCC, 2001).
Aunque las cantidades naturales de CO2 han variado de 180 a 300 partes por millón (PPM), los niveles actuales son de unas 380 PPM. Eso es un 25% más que los niveles naturales más altos de los últimos 650.000 años. El aumento de los niveles de CO2 ha contribuido a épocas de temperaturas medias más altas a lo largo de ese extenso periodo (Boden, Centro de Análisis de la Información del Dióxido de Carbono).
En cuanto al calentamiento anterior del Ártico, es verdad que ha habido tramos de períodos cálidos en el Ártico anteriores en el siglo XX. Los limitados registros disponibles para ese período indican que el calor no ha afectado a tantas áreas ni ha durado de un año a otro tanto como el actual. Pero ese episodio, sin importar lo caliente que haya sido, no es relevante para la cuestión que nos ocupa. ¿Por qué? Para empezar, una breve tendencia regional no descarta un fenómeno global más largo.
Sabemos que el planeta se ha estado calentando durante las últimas décadas y el hielo ártico se ha estado derritiendo de forma constante. Y al contrario que los períodos anteriores de calor ártico, no hay expectativa de que la tendencia actual de temperaturas árticas ascendentes se invierta; las crecientes concentraciones de gases invernadero evitarán que eso suceda.
MITO
Podemos adaptarnos al cambio del clima: la civilización ha sobrevivido a sequías y cambios de temperatura anteriormente.
REALIDAD
Aunque los seres humanos en conjunto han sobrevivido a los caprichos de la sequía, a épocas de calor y frío y mucho más, sociedades enteras se han derrumbado debido a cambios climáticos drásticos.
El calentamiento actual de nuestro clima traerá importantes dificultades y trastornos económicos, un indecible sufrimiento humano, especialmente para nuestros niños y nietos. Ya estamos viendo costes significativos del calentamiento global de hoy causado por la contaminación por gases invernadero. El clima ha cambiado en el pasado y las sociedades humanas han sobrevivido, pero seis mil millones personas dependen hoy de ecosistemas interconectados y de una compleja infraestructura tecnológica.
Aún más, a menos que limitemos la cantidad de gases invernadero que estamos echando a la atmósfera, nos enfrentaremos a una tendencia de calentamiento sin precedentes desde que la civilización humana comenzó hace 10.000 años (IPCC 2001).
Las consecuencias del calentamiento continuado al ritmo actual, serán probablemente calamitosas. Muchas zonas densamente pobladas, como las regiones costeras de poca altura, son muy vulnerables a las cambios del clima. Una proyección media es que el mar inundará los hogares 13 a 88 millones de personas de todo el mundo cada año en la década de 2080. Los países más pobres y las naciones isleñas más pequeñas se llevarán la peor parte al adaptarse (McLean et al. 2001).
En lo que parece ser el primer movimiento forzado resultante del cambio climático, el gobierno evacuó a 100 residentes de la isla de Tegua en el océano Pacífico porque los niveles de elevación del mar estaban inundando su isla. Otros 2.000 isleños planean un movimiento similar para escapar a las aguas que se elevan. En Estados Unidos, la aldea de Shishmaref en Alaska, que lleva habitada 400 años, se está derrumbando porque el permafrost se derrite. Se trabaja en planes de relocalización.
La escasez del agua y del alimento podría provocar conflictos importantes con una amplia onda expansiva en todo el globo. Incluso si la gente encuentra una manera de adaptarse, la fauna y las plantas de las que dependemos pueden no poder adaptarse al cambio rápido del clima. Aunque el mundo en sí mismo no termine, el mundo tal como lo conocemos puede desaparecer.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: